Para administrar justicia en el Ecuador


 Enlacé  para ver Directorios de Abogados de todas las Provincias del Ecuador

Tema: sobre los principios rectores para administrar justicia en el Ecuador.

====================================================

* Introducción.-

Los principios en materia de justicia para lograr una pluralidad justa y que satisfaga a sus conciudadanos o litigantes en un determinado asunto que corresponde solucionar por medio de las administradores de la justicia deben estar en estrecha relación y apegados a los principios de las normas de derechos humanos, constituidos en nuestra carta política del Ecuador, así cono de tratados con países amigos y del derecho internacional. En conformidad con nuestra constitución interna que es la que debe regular y proteger de forma  general a cada uno de sus cuídanos y allegados o de transito en el Ecuador, sin contemplar sus condiciones sean política de religión raza y etnia social. 

* Los principios legales!!  Para que estas normas escritas se cumplan con una alta dirección de justicia sea que estén normadas en los derechos internacionales o en nuestra carta política lo primero es una altísima concientización de quienes tienen la potestad que la ley les ha otorgado para la administración de justicia, si esto llegara a fallar lo que viene a futuro estará  desprotegido de lo que se puede llamar justicia o igualdad para hacer justicia dentro del marco funcional jurídico. “El articulo 1ro, del código orgánico de la función judicial manifiesta que es una potestad emanada del pueblo”.

¡Principio de Supremacía Constitucional !!  Bien. Pero esa potestad en muchas ocasiones injustamente condena a ese mismo pueblo, que por lógica se entiende que ese pueblo es el resultado del mal uso del sistema general del País, de quienes han venido ejerciendo poder a lo largo de nuestra historia y de  quienes ejercen alguna administración en cada época, no solo en la justicia, si no que en varios órganos gubernamentales del Estado. Y si el órgano judicial es el tercer  poder del Estado en sus manos existe esa noble tarea de enderezar no solo los malos actos de sus ciudadanos sino ordenar y promulgar con solemnidad grandes soluciones, esto es un ordenamiento socio humanístico y que de solución preventiva a los problemas sociales, ya que al no existir esto, no quedaría otro remedio u recurso que condenar a nuestra propia gente por el mal sistema en la formación general  de la culturización de la población  y a quienes se  debe sentar sus bases en sus primeros inicias de la formación personal. Más claramente  una gran inversión intelectual, hacía  a un sistema especialmente educacional a todo nivel. Para desterrar la ignorancia y a todo mal profesional, que estos son justamente resultantes  del mal sistema en la formación de una cultura heredada y que nadie hace nada o tiene la voluntad  para hacer la conversión en una dirección  más equilibrada que conduzca al pueblo por un mejor sendero positivamente.    

{Entonces el órgano constitucional de justicia}  debería proponer al corazón del Estado soluciones que prevean la delincuencia por medio de incentivos de educación desde  los niveles bajos, que esto es menos costoso a lo largo al propio Estado y consecuente para sus habitantes a favor, ya que hacer la manutención permanente de  los llamados  centros de rehabilitación social resulta más alto el valor, tanto en lo económico, como socialmente para la población de quienes los habitan  no solo en sus propias consecuencias sino que de sus respectivos núcleos de cada familia y población y a ese golpe nunca saldremos del subdesarrollo intelectual.  

Si analizamos con un enfoque profundo, sereno, estadísticamente,  que la función judicial cuenta con esta fuente o  material en sus archivos, la mayoría de los que cometieron  delitos sea leve o grave, fueron  personas con un bajo rendimiento en el conocimiento académico o educacional de manera general. 

¿Por qué Se da esto?, por que justamente el órgano rector principal, esto es el  Estado, ha abandonado a sus ciudadanos a su completa suerte. Olvidándose por completo de la formación poblacional, a más y por falta de incentivo tanto a los que dan educación y más aun a quien la recibe, como podemos tener un pueblo alto en sabiduría de conocimientos y culturizadamente hablando, que aunque exista la capacidad de la gente que todo ser por naturaleza posee, pero por falta de recursos por y para  la Educación Estatal se desperdicia esos talentos o recursos humanos que un país requiere para salir del fondo de la ignorancia u indigencia de conocimientos.

Tremenda falla, no es difícil entender que un pueblo más preparado y educada con un buen nivel cultural hará la diferencia de otros.

{Principio de seguridad jurídica} 

Entonces le corresponde al órgano de justicia, que se haga justicia al pueblo, por que es el pueblo que da esa potestad.  Que a mi entender no existe la verdadera justicia entre quienes la manejan.

La única justicia perfecta es la que se realiza por el propio individua cuando se produce en ella el orden natural de las acciones de los hombres  cuando este es maduro en sus antropología  interior y en perfecta fe sin malicia ni suspicacia ni en afán de tener ventaja sobre algo a futuro entre sus similares u que se relacionan con estos en cualquier asunto que los liga entre sus grupos sociales en cada comunidad que estos habitan. O sea  para tener el resultado positivo de la gente lo primero es su formación cultural antes de hacer más guarniciones de rehabilitación social en un país.    

{Principio de buena fe y lealtad procesal}

Entiendo como principio de buena fe todo argumento que venga de razón lógica con el afán de asegurar los derechos que le asisten o le corresponden a los individuos en cada caso, no seria de honor y conducta ética y moral que un profesional del derecho por quedar bien con su cliente se deje de sancionar una falta que ha sido cometida y este a transgredida a más de la norma de la ley a la persona sea en su estado físico u violando derechos exclusivos de este. 

{Así en el  principio de la verdad procesal}  Toda verdad procesal para que se entienda así se debe sujetar estrictamente a las pruebas contundentes y a la vista que no dejen duda alguna que tal o cual persona fue el responsable de los hechos acaecidos, para que con estos elementos de conexiones directa no dar lugar a equivoco y condenar a alguien sin serlo o dejar de hacer justicia por la rapidez o mala observancia de las relaciones que hacen culposo u responsable a  una persona de un hecho verificado.  

(Principios rectores para el ingreso a la función judicial)

Sabemos que la calidad profesional se logra por medio de la superación que individualmente ejecuta cada individua en su constante carrera por ser diferentes de otros de su misma especie; y no me queda duda sobre las regulaciones o filtros  que adopta el órgano de la función judicial, que en su representación por el consejo de la judicatura, para pulir el perfil de los aspirantes a la carrera de esta alta y delicadísima  función a administradores de justicia.

Creo que solo estos principios rectores se le podría llamar así, cuando este funcionario tiene en su conciencia interna estos valores arraigados que sean esencia de su virtud y no exigencia que la ley le obligue para llegar a tal estado como en este caso para administradores de justicia, esto es que si un candidato cumple el perfil técnico y el intelectual exigido solo por que así lo exige la ley, pero en su estado interno de su antropología humana este ser no cuenta con los aspectos biológicos en sus comportamientos internos que es lo más complicado de establecer el ciento por ciento humanamente.

O sea por el hombre poseer en su naturaleza intima la facultad de poder  ocultar sus verdaderas intenciones, es por lo que quienes han conformado o dirigido a nuestra justicia nacional y ya estando en pleno poder de esta se descuida la parte noble del hombre, que es la que bebe de permanecer siempre y en todo momento, sin alteración,  para poderle llamar justo o para que tenga potestad de hacer justicia a quienes se les ha violado sus derechos naturales y no se dejen arrastrar por el interés personal y/u la mezquindad del hombre por su naturaleza humana, que en el afán de escalar notoriedad en un determinado órgano de su función.

Creo que para que todos estos principios rectores, perfiles, idoneidad etc. Se puedan cumplir  a cabalidad quien aspire a ser servidor de la función judicial este debe tener en sus cimiento interno la voluntad ciega y vasta de hacer justicia no bastaría su perfil profesional, ya que para mi entender el perfil más rígido y firme es el que emana de su antropología interno esto es del fondo de su esencia humana más no el que lo hace que se encuentra comprometido por la facultad que la ley le ha dado.       

{Sobre los procedimientos para la impugnación}

Considero que estos deben ser normas rectoras continuas y bien marcadas, esto es que el profesional y administrador de justicia, debe en toda su carrera activa estar estrictamente enmarcado tanto en el ámbito del fuero que la ley por medio del órgano superior le otorga, así cono la aplicación desde su conciencia interna de buena fe y conducta honorable para tal función, desde su inicio hasta que esta cese para no dar lugar a duda a las impugnaciones, sea en su capacidad intelectiva u en sus actos, esto es mantener una transparencia  perpetua sin temor a dudas de quienes están bajo su potestad  u observación del órgano superior rector y desde todo punto de vista jurídicamente hablando. Así como a quienes el profesional haya  impartido justicia en su carrera administrativa.

Cuando nuestro institución Nacional Jurídica  tenga en sus bases a personas de refinada conducta intima, entonces podremos decir que cabalgaremos con más tranquilidad  sus habitantes diariamente por ese respaldo jurídico que gozan todos los ciudadanos de País, con una ley o justicia  pareja que llegue a todos sus conciudadanos y en sana armonía, en tranquilidad, pero esa tranquilidad debe ser generalizada  que no solo  abarque sectores de la población o a grupos privilegiados, para hacer o dejar de hace justicia. 

 

        
Biblioteca del Estado de New York USA
Por: Santiago Zambrano Estudios Jurídicos UTPL:
Anuncios